Logo-vertical-azul

Celebrando el Día del Medio Ambiente con la Fundación Ame

En este Día Mundial del Medio Ambiente, desde la Fundación Ame, nos llena de orgullo compartir los logros del proyecto REDD+ en el Bosque Galilea. Esta iniciativa no solo protege un ecosistema crucial, sino que también fortalece las comunidades locales.

Guardianes del Bosque Galilea

En el corazón del Bosque Galilea, más de 14 familias se han transformado en defensores de la naturaleza. Estos guardabosques locales son el pilar de nuestro proyecto, dedicando sus vidas a la preservación de la biodiversidad. Este bosque es el santuario de especies como el oso de anteojos, monos churucos, tigrillos, la danta y una vasta cantidad de aves, todas coexistiendo en un área protegida gracias a su vigilancia y cuidado.

Sostenibilidad y Desarrollo Comunitario

El compromiso con el bosque va más allá de la conservación. Las familias involucradas en el proyecto participan en actividades productivas sostenibles, como la apicultura y el cultivo de gallinas ponedoras. Estas prácticas no solo ayudan a preservar el entorno natural, sino que también mejoran la calidad de vida de las comunidades, ofreciendo nuevas oportunidades de desarrollo económico y social.

Un Futuro Sostenible

El proyecto REDD+ de la Fundación Ame ejemplifica cómo la conservación ambiental puede ser un motor de desarrollo comunitario, ofreciendo un modelo de cómo el cuidado del medio ambiente y el progreso humano pueden avanzar juntos hacia un futuro más sostenible para todos.

Únete a nosotros en este camino hacia la sostenibilidad. Cada acción cuenta, y juntos podemos hacer una diferencia significativa.

En el Tolima, gracias a un proyecto REDD+, comunidades locales del Bosque Galilea cosechan miel como estrategia para proteger al oso de anteojos que vive en la zona

Las abejas desempeñan un papel esencial en la polinización de los alimentos y en el mantenimiento de los ecosistemas del planeta, y su preservación también beneficia a otras especies vulnerables, como el oso de anteojos.

Tolima, Colombia – 30 mayo de 2024 – Las comunidades locales que viven en la zona de influencia del Bosque Galilea y trabajan con el proyecto REDD+ que adelanta la Fundación Ame, están celebrando un hito significativo: la cosecha de más de 600 kilos de miel. Este logro no solo destaca el éxito del proyecto, sino también la vitalidad y el compromiso de las comunidades en la preservación del medio ambiente y el impulso de la economía local.

Según la FAO, aproximadamente el 84 % de los cultivos para el consumo humano dependen de la polinización por parte de abejas y otros insectos. Sin embargo, la cantidad de abejas y otros polinizadores está disminuyendo debido a prácticas agrícolas intensivas y al uso excesivo de productos químicos.

Ante este desafío, la Fundación Ame ha estado colaborando estrechamente con las comunidades locales desde 2017, promoviendo procesos sostenibles como la producción de miel orgánica y la preservación de las abejas. Este enfoque no solo protege la biodiversidad, sino que también beneficia directamente a las comunidades que viven en la región y contribuye a la conservación del oso de anteojos (Tremarctos ornatus), una especie en peligro de extinción.

El Bosque Galilea, hogar del oso de anteojos, es un valioso reservorio de carbono y uno de los ecosistemas hídricos más importantes de Colombia. Es por esto que, la fundación ha estado trabajando incansablemente para su conservación, lo que ha llevado a la preservación de 200 mil toneladas de dióxido de carbono al año y ha contribuido a mantener el aire limpio en Bogotá.

La presencia de prácticas sostenibles, como la apicultura, ayuda a mantener el equilibrio ecológico del bosque, garantizando hábitats adecuados para el oso de anteojos, es así como el éxito de este proyecto de apicultura ha demostrado ser una alternativa económica viable para estas comunidades locales, brindando oportunidades de empleo y desarrollo sostenible. Además, el bienestar de estas comunidades reduce la presión sobre el bosque, disminuyendo las amenazas para el oso de anteojos y otras especies nativas.

La Fundación Ame se enorgullece de ser parte de este proceso, donde conservar y producir van de la mano, marcando un nuevo camino hacia un futuro más próspero y sostenible. La integración de la apicultura en la estrategia de conservación del Bosque Galilea no solo protege la biodiversidad, sino que también fortalece la resiliencia de las comunidades locales, promoviendo un modelo de coexistencia armoniosa entre el hombre y la naturaleza.

Informe de proyecto productivo de gallinas vereda San guaquin.

En la búsqueda continua de mejorar las condiciones de vida en las comunidades rurales, la Fundación AMÉ ha llevado a cabo un proyecto productivo de gallinas en la vereda San Guaquin, Villarrica Tolima. Este informe destaca los esfuerzos recientes y los impactos positivos que ha generado en la comunidad.

El 23 de febrero, se realizó la entrega de 64 láminas de zinc a las mujeres de la vereda San Guaquin, quienes están involucradas en el proyecto productivo de gallinas felices de la Fundación AMÉ. Estas láminas representan un recurso invaluable para mejorar las condiciones de vida de estas familias, proporcionando protección y seguridad para sus hogares y sus animales.

La líder comunitaria, Sandra Milena Prieto Campos, expresó su profundo agradecimiento por esta iniciativa. En sus palabras manifesto esto, «hoy quiero derijirme a ustedes para darles muchas gracias por su gestión y entrega de las láminas de zinc ya que estas son una gran ayuda a cada una de nuestras mujeres y sus familias que se encuentran a qui en este grupo vinculadas.


De mi parte le agradezco de todo corazón por tenernos en cuenta para esta entrega». La Fundación AMÉ reafirma su compromiso de seguir apoyando a las comunidades rurales, brindando recursos y oportunidades que contribuyan al desarrollo sostenible y al bienestar de sus habitantes. Este proyecto productivo de gallinas es solo un ejemplo de nuestro compromiso continuo de trabajar en colaboración con las comunidades para alcanzar un futuro más próspero para todos.

Proyecto productivo gallinas felices.

En las veredas de San Guaquin, Colonia y Guanacas, un proyecto está generando un impacto positivo que va más allá de la simple producción avícola. Con el compromiso de mejorar la calidad de vida de las comunidades rurales, la Fundación AMÉ ha puesto en marcha el Proyecto Productivo Gallinas Felices, una iniciativa que promueve la seguridad alimentaria y el bienestar animal.

El 13 de abril, junto a los dedicados jóvenes Nelson Sosa y Daniel Parra, nos desplazamos hasta estas comunidades para adelantar la entrega de los comederos y bebederos que acompañarían la llegada de las aves. Las mujeres beneficiarias, representadas por el director del proyecto productivo, José David Parra Guerrero, expresaron su sincero agradecimiento y alegría por esta valiosa ayuda. No podemos pasar por alto el apoyo invaluable del concejal de la región, el señor Jorge Gutiérrez, quien ha sido un guía constante en cada visita y entrega.

Tres comederos y dos bebederos fueron entregados a cada mujer beneficiaria, junto con el primer bulto de Purina, asegurando que estuvieran listos para recibir a las aves. Este nivel de preparación y compromiso demuestra la determinación de las comunidades para aprovechar al máximo este proyecto y garantizar su éxito a largo plazo.

Además del proyecto avícola, este año también vimos un éxito notable en nuestra iniciativa apícola. Con la colaboración de la comunidad y el apoyo continuo de la Fundación AMÉ, logramos cosechar un impresionante total de 475 kilos de miel. Este logro es un testimonio del poder de la colaboración y el impacto positivo que puede tener la unión de esfuerzos en proyectos productivos sostenibles.

Queremos expresar nuestro profundo agradecimiento a las comunidades por su continua confianza y apoyo. Vuestra gratitud y compromiso son la fuerza impulsora detrás de nuestros esfuerzos y nos inspiran a seguir adelante. Nos comprometemos a seguir trabajando codo a codo con ustedes para construir un futuro más próspero y equitativo para todos.

En resumen, el Proyecto Productivo Gallinas Felices es mucho más que la entrega de aves y suministros. Es una demostración de cómo la colaboración entre la comunidad y las organizaciones puede generar un impacto duradero y significativo. Seguimos adelante con gratitud y determinación, sabiendo que juntos podemos crear un mundo mejor para todos. ¡Gracias por ser parte de este viaje con nosotros!

Grupo AMÉ información de proyectos productivos.

Nos complace compartir con ustedes emocionantes noticias sobre nuestros proyectos productivos en las comunidades rurales. El 13 de abril de 2024 marcó un hito significativo en nuestra labor, ya que entregamos un total de 360 gallinas a 12 mujeres rurales en las veredas de San Guaquin, Colonia y Guanacas. Este esfuerzo representa un paso importante hacia la promoción de la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental en estas comunidades.

Cada una de las mujeres beneficiarias recibió 30 gallinas ponedoras de la raza Hy-Line Brown, cuidadosamente seleccionadas por su alta productividad y resistencia. Se entregaron 3 comederos y 2 bebederos a cada familia, sumando un total de 36 comederos y 24 bebederos. Para complementar la alimentación de las gallinas y asegurar su óptimo desarrollo, se proporcionaron 4 bultos de Purina Ponedoras Extra 1 cada 8 días, totalizando 48 bultos de concentrado entregados a las 12 familias beneficiarias. Este compromiso continuo garantiza que nuestras comunidades puedan mantener sus proyectos avícolas de manera sostenible y exitosa.

En la Fundación AMÉ, creemos firmemente que el bienestar de la comunidad es tan crucial como la preservación del medio ambiente. Es por eso que cada uno de nuestros proyectos productivos está diseñado para no solo mejorar la calidad de vida de las familias, sino también para promover prácticas que sean respetuosas con el entorno natural.

Agradecemos profundamente a las familias por confiar en nuestros proyectos y por su dedicación para hacerlos realidad.

Informe de proyecto de apicultura del bosque de Galilea.

En lo profundo del Bosque de Galilea, entre sus imponentes árboles y sus misteriosos senderos, florece un proyecto único que fusiona la conservación del medio ambiente con el trabajo comunitario: la apicultura. En colaboración con la Fundación AMÉ, la comunidad de Galilea y sus dedicados guardabosques han dado vida a una iniciativa que no solo produce miel, sino que también cultiva un profundo sentido de conexión con la naturaleza.

Este año, el esfuerzo conjunto ha dado frutos, o mejor dicho, miel. Con entusiasmo y gratitud, hemos cosechado alrededor de 300 kilos de miel del bosque, un testimonio del arduo trabajo y la dedicación de aquellos que cuidan de nuestras colmenas. Desde la preparación de los apiarios hasta el delicado proceso de extracción, cada paso ha sido realizado con amor y respeto por las abejas y su entorno.

Pero más allá de la dulzura que se encuentra en cada tarro de miel, este proyecto representa mucho más. Es un recordatorio de la importancia de preservar nuestros bosques y ecosistemas naturales. Cada abeja que zumba entre las flores, cada gota de miel que se recolecta, es un tributo a la belleza y la fragilidad de nuestro planeta. Nos sentimos honrados de ser parte de este viaje, de trabajar junto a la comunidad de Galilea y los guardianes de este bosque.

Avances en el Proyecto Productivo de Apicultura en Galilea: Informe de Mayo 2024

Avances que hemos logrado este mes en nuestro proyecto productivo de apicultura en Galilea. En este informe, detallaré el trabajo realizado por nuestros dedicados trabajadores, Daniel Parra y Nelson Sosa, y cómo este proyecto está impactando positivamente en nuestra comunidad.

Instalación del Nuevo Apiario en el Bosque:

Durante el mes de mayo, Daniel y Nelson llevaron a cabo la instalación de un nuevo apiario en el bosque de Galilea. Esta iniciativa no solo amplía nuestra capacidad de producción, sino que también promueve la conservación de nuestro entorno natural al aprovechar los recursos de manera sostenible.

Transferencia de Núcleos de Abejas a Cajas:

Además, como parte de nuestro continuo esfuerzo por mejorar nuestras prácticas apícolas, hemos trasladado los núcleos de abejas a cajas adecuadas. Esta medida no solo proporciona un entorno más seguro y cómodo para nuestras abejas, sino que también optimiza la producción de miel y otros productos apícolas.

Impacto en la Comunidad:

El progreso en nuestro proyecto de apicultura no solo se refleja en términos de producción, sino también en el impacto positivo que está teniendo en la comunidad de Galilea. Como fundación AMÉ, estamos comprometidos con el desarrollo sostenible y el bienestar de las familias campesinas de nuestra región. Este proyecto no solo genera ingresos y empleo, sino que también fortalece nuestra conexión con la naturaleza y promueve la conservación ambiental.

Compromiso con la Comunidad y el Proyecto REDD+:

Quiero destacar que este proyecto de apicultura se alinea perfectamente con nuestro compromiso como fundación AMÉ de contribuir al desarrollo de la comunidad y apoyar iniciativas como el proyecto REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques). Estamos demostrando que es posible combinar la actividad económica con la conservación ambiental y el bienestar comunitario.

En resumen, el mes de mayo ha sido un período de grandes logros para nuestro proyecto de apicultura en Galilea. Continuaremos trabajando con dedicación y pasión para impulsar el desarrollo sostenible y mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad.

En el Tolima, Colombia: Guardabosques de Galilea reportan drástica disminución del Río Negro

Tolima, Colombia – 02 mayo de 2024 – En medio de la preocupante escasez de lluvias causada por el fenómeno del niño y que afecta a vastas regiones del país, las comunidades del departamento del Tolima, en Colombia, enfrentan una crisis hídrica sin precedentes que pone en riesgo su seguridad alimentaria y el equilibrio ecológico de la región: el Río Negro, vital afluente que nutre el embalse de la represa de Hidro prado, ha experimentado una alarmante disminución en su caudal, según reportes de los campesinos y habitantes de la zona, quienes han asumido un papel crucial como guardabosques gracias al proyecto REDD+ llevado a cabo por la Fundación Ame en el bosque Galilea.

Los habitantes de las comunidades cercanas al Río Negro han sido testigos directos de la drástica reducción de su caudal, alcanzando niveles históricamente bajos que nunca habían presenciado. Anteriormente, el río fluía con fuerza y abundancia, atravesando sus tierras y proporcionando agua vital para sus necesidades diarias. Sin embargo, los recorridos de control, vigilancia y monitoreo realizados por los guardabosques comunitarios en el marco del proyecto REDD+ han confirmado esta preocupante realidad.

La disminución del caudal del Río Negro no solo afecta la llegada de agua al embalse de Hidro prado, sino que también amenaza la subsistencia misma de más de 50 familias que dependen directamente de este afluente para su abastecimiento hídrico. Para estas comunidades, es impactante presenciar cómo un río que solía mantener niveles altos de agua, gracias a la nutrición proveniente del bosque húmedo y otros afluentes, ahora se encuentra casi seco.

Esta situación resalta la importancia crítica de los esfuerzos de conservación y protección del medio ambiente, así como la necesidad urgente de implementar medidas para mitigar los efectos del cambio climático.

La Fundación Ame y los guardianes del bosque Galilea hacen un llamado a las autoridades competentes, a la comunidad internacional y a la sociedad en general para tomar acciones concretas que salvaguarden los recursos naturales y aseguren el bienestar de las comunidades afectadas.

Proyecto de Economía Verde de la Fundación Ame en Colombia: Transformando Comunidades y Bosques.

En una reciente entrevista en NTN24, Ángelica Palacios, directora de la Fundación Ame, compartió los detalles emocionantes de un proyecto innovador que está marcando una diferencia significativa tanto para las comunidades locales como para el medio ambiente en Colombia. Este proyecto pionero se centra en la implementación de prácticas de economía verde que no solo generan ingresos sostenibles, sino que también protegen los bosques y reducen las emisiones de dióxido de carbono, contribuyendo así a la lucha contra el cambio climático.

Un Vistazo al Proyecto
En el corazón de este proyecto está el compromiso de mitigar la deforestación y la degradación de los bosques, al tiempo que se empodera a las comunidades locales para que sean guardianes activos de su entorno natural. Una de las principales estrategias implementadas es el mecanismo de captura de carbono, que implica la certificación después de un riguroso estudio técnico. Cada tonelada de dióxido de carbono capturada representa un paso significativo hacia la reducción de las emisiones y la preservación de los bosques, contribuyendo así a la salud del planeta.

Empoderando a las Comunidades
Lo que hace que este proyecto sea verdaderamente transformador es su enfoque en el empoderamiento de las comunidades locales. En lugar de simplemente detener la deforestación, la Fundación Ame trabaja en colaboración con estas comunidades para ofrecer alternativas sostenibles y rentables. Mediante la venta de créditos de carbono, las comunidades pueden financiar sus propios programas y proyectos sostenibles, creando así un ciclo virtuoso de conservación y desarrollo económico.

Beneficios Tangibles
Los beneficios de este enfoque son múltiples y tangibles. Además de proteger los bosques y reducir las emisiones de carbono, el proyecto genera ingresos para las comunidades a través de actividades como la producción de miel, propóleo y polen. Estos productos no solo son una fuente de ingresos económicos, sino que también fomentan la conservación del bosque al tiempo que promueven prácticas agrícolas sostenibles.

Garantía de Resultados
Un aspecto clave de este proyecto es su enfoque en el pago por resultados. Los verificadores independientes monitorean de cerca las actividades del proyecto para garantizar que se estén cumpliendo los objetivos de conservación y desarrollo sostenible. Esto asegura que las comunidades reciben compensación por su compromiso con la protección del medio ambiente, creando así un incentivo adicional para la participación activa.

Mirando hacia el Futuro
A medida que el mundo enfrenta desafíos cada vez más urgentes relacionados con el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, proyectos como este se vuelven aún más críticos. Colombia, con su rica biodiversidad y su compromiso con la sostenibilidad, está demostrando ser un líder en la implementación de soluciones innovadoras para abordar estos desafíos globales.

Conclusiones
El proyecto de economía verde de la Fundación Ame en Colombia es un ejemplo inspirador de cómo la colaboración entre el sector privado, las comunidades locales y las organizaciones sin fines de lucro puede generar resultados positivos tanto para las personas como para el planeta. Al proteger los bosques, reducir las emisiones de carbono y empoderar a las comunidades, este proyecto está allanando el camino hacia un futuro más sostenible y resiliente para todos.

Encuentro con la Vida Silvestre en el Bosque Galilea de Tolima

En medio de la exuberante vegetación del Bosque Galilea, situado en Villa Rica (Tolima), un emocionante acontecimiento ha cautivado a los amantes de la naturaleza y a los defensores del medio ambiente: la aparición de una familia de osos de anteojos. Este bosque es un tesoro natural protegido como parte del proyecto REDD+ liderado por la Fundación AMÉ, el cual involucra a 70 personas comprometidas con la conservación.

Hace dos años, los guardabosques del proyecto instalaron cinco cámaras trampa estratégicamente ubicadas, las cuales han capturado imágenes fascinantes de la vida silvestre. Entre estas imágenes se encuentra el paso de una familia de osos de anteojos, compuesta por dos adultos y dos oseznos. Estos majestuosos animales no solo son una maravilla para admirar, sino que desempeñan un papel fundamental en el bosque al actuar como dispensadores de semillas, contribuyendo así a la regeneración natural del ecosistema.

Además de los osos de anteojos, otras especies como monos churucos, tigrillos y guatis también han sido avistadas en esta área protegida. Durante los recorridos de control y vigilancia, los guardabosques han tenido la fortuna de encontrarse cara a cara con estos magníficos animales, lo que refleja el éxito de las medidas de conservación implementadas.

Uno de los aspectos más destacados de este proyecto es la estrecha colaboración con la comunidad local. David Parra, líder comunitario, destaca la importancia de esta iniciativa al afirmar: “Gracias al proyecto con la Fundación AMÉ, hemos logrado proteger la zona y hemos podido llevar el mensaje a nuestras comunidades vecinas ya los niños de que es mejor conservar que destruir” .

Este encuentro con la vida silvestre en el Bosque Galilea es un poderoso recordatorio de la importancia de preservar nuestros ecosistemas naturales y trabajar en conjunto para garantizar un futuro sostenible para las generaciones venideras. La Fundación AMÉ continúa su labor incansable en la protección de estos espacios vitales para nuestra biodiversidad, demostrando que la conservación ambiental es una responsabilidad compartida y un legado invaluable para nuestro planeta.